El Real motivo del título madridista

Publicado el miércoles, 15 de julio de 2020.

A falta de una fecha, con siete puntos de diferencia de su más cercano perseguir, Barcelona, y en el estadio Alfredo Di Stefano, el Real Madrid de Zinedine Zidane consiguió levantar el trofeo de La Liga Santander luego de tres temporadas, justamente también de la mano del francés.

Sin embargo, el trigésimo cuarto título merengue en el fútbol español no solo es especial por haber dejado atrás al Barza o por conseguirlo en una sede poco habitual. Esta Liga será recordada por ser la más larga de la historia. Desde su inicio el 17 de julio hasta ahora, a falta de una fecha, han pasado casi once meses. Además, por si fuera poco, se vio afectada por una situación compleja y anómala: la pandemia.

Todos estos aspectos dotan al título conseguido por el Madrid de mayor misticismo, por así decirlo, cuando sea contado con el transcurrir de los años. Sin embargo, no sólo son motivos externos los que brindan un carácter especial a esta nueva estrella merengue. Por supuesto, también hay razones y virtudes futbolísticas que explican el logro conseguido por el equipo dirigido por Zinedine Zidane.

Justamente, hablemos del francés y su influencia en este nuevo título liguero para el Madrid. En mayo de 2019, Zidane volvía al banco madridista para reemplazar al argentino Santiago Solari por malos resultados. Pero no solo regresaba un conocido de la casa, sino que lo hacía una verdadera leyenda, como jugador y técnico. En su primera etapa como estratega, ‘Zizou’ consiguió ganar 9 títulos, entre ellos el histórico triplete de Champions.

No obstante, el reto era harto complicado. Zidane recibía un equipo deprimido emocional y futbolísticamente. Desde la salida de Cristiano Ronaldo y del mismísimo técnico galo, el cuadro merengue había perdido la brújula e, incluso, el orgullo. Jugadores como Marcelo, Isco, Modric, Benzema, entre otros, se encontraban muy por debajo de su nivel conocido y los refuerzos no daban la talla. A ese equipo, que no peleaba por nada, regresaba Zinedine.

Cabe señalar que el inicio no fue fácil. En el arranque de La Liga, el Madrid no encontraba la regularidad esperada. Incluso, ya con Zidane en el banquillo, el Real no conseguía afianzarse de manera individual ni colectiva. Allí es donde apareció la mano del francés. ‘Zizou’ confío plenamente en sus jugadores, aquellos con los que había alcanzado la gloría apenas algunos meses atrás. Él sabía lo que eran capaces de hacer en el verde.

En ese proceso, llegó lo inesperado: se desencadenó la crisis sanitaria en España, y en el mundo, debido al coronavirus. Dos meses de para. Alguien podría decir que esta situación perjudicaría a un equipo que luchaba por reencontrarse con su futbol y grandeza. Lejos de eso, el Madrid regresó a la competición más fuerte que nunca. En estadio vacíos, los merengues estaban llenos de hambre de gloria y encajaron diez partidos ganados, contando el último ante el Villarreal, donde consiguieron gritar campeón.

No cabe duda que, el Real Madrid fue el mejor equipo. No solo futbolísticamente, sino física y psicológicamente. Con un Sergio Ramos, líder y protagonista, un Benzema en toda su dimensión, y un equipo que empezó a ser esa maquinaria perfectamente aceitada, pero que tuvo en su técnico, Zinedine Zidane, al artífice de su recuperación, a partir de la confianza y seguridad que transmite la leyenda francesa con su sola presencia.

Redacción: Luis López Solano