En Barcelona, el futuro es hoy

Publicado el sábado, 18 de julio de 2020.

El final de La Liga para el Barcelona ha sido para el olvido. Pese a terminar con una contundente goleada frente al Alavés, el cuadro culé cierra una de sus participaciones más pobres de los últimos años.

Al parecer, el presente del Barza se muestra bastante sombrío. Con sus principales jugadores muy por debajo de su nivel, una mala relación entre el comando técnico y el plantel, desavenencias en la dirigencia e, incluso, de no ganar la Champions, el último frente que le queda por disputar, sería la primera temporada en muchos años en conseguir ningún título.

Sin embargo, con todo lo mencionado, el cuadro catalán ve con optimismo el futuro. Con la indefectible realidad de ver que sus máximo figuras y referentes están por terminar su carrera, como principal caso Lionel Messi, ídolo y máximo exponente del éxito blaugrana en los últimos años, en Cataluña ya le vuelven a poner atención a sus valores más jóvenes.

Ocho goles en su primera temporada con el Barza, siete en La Liga y uno en la Champions, son la carta de presentación de Ansu Fati de cara al futuro, no tan lejano. El delantero de tan solo 17 años nacido en Guinea-Bisáu, pero naturalizado español, ha sido una de las más gratas apariciones en el equipo de Setién. Dando un sorprendente salto de las juveniles al primer equipo, Fati, no sólo asombra por su desequilibrio y velocidad, sino que tiene el sorprendente promedio de marcar un gol cada 139 minutos. Jugó sólo 11 partidos como titular esta campaña. Una locura.

En un equipo como el Barcelona, que procura hacer de la posesión del balón su filosofía de juego, la aparición de Riqui Puig parece ser el presagio de algo muy bueno para los catalanes. Su inteligencia, ubicuidad, precisión y entendimiento del juego hacen que el mediocampista sea una latente realidad más que un proyecto a futuro, pese a sus 20 años. La capacidad que tiene para entrar en el vértigo del partido y, por lo general, saber resolver con lucidez emocionan a los hinchas culés, que añoran verlo, en poco tiempo, por qué no, dirigiendo la orquesta en el Camp Nou y en todas las canchas que les toque jugar.

No cabe duda que, históricamente, la ‘Masía’ ha sido cuna de los más brillantes jugadores, no sólo del Barcelona, sino de toda España. No obstante, apelar a los canteranos, en la mayoría de casos, es resultado de la crisis. Sino preguntémosle a Xavi o Iniesta. Hoy, el situación se repite. Barcelona ha entrado en crisis, pero al igual que en otras ocasiones, ve con un factible optimismo el futuro, con aroma a presente.

Redacción: Luis López Solano