Histórico: la FIFA cambia su reglamento en favor de las jugadoras embarazadas

Publicado el viernes, 20 de noviembre de 2020.

Este jueves, la FIFA, por medio de un comunicado oficial, anunció una serie de históricas y justas modificaciones en el reglamento de fútbol femenino con relación a las futbolistas que entren a periodo de maternidad.

«Después del gran crecimiento experimentado recientemente y del éxito sin precedentes de la última edición de la Copa Mundial Femenina de la FIFA celebrada en Francia el año pasado, el fútbol femenino alcanza ahora un nuevo estadio en su desarrollo. El paso lógico era adoptar un marco regulatorio apropiado y ajustado a las necesidades del fútbol femenino», declaró el suizo, Gianni Infantino, presidente de la FIFA.

Las nuevas reglas propuestas incluyen la siguiente serie de medidas claves:

• Baja de maternidad obligatoria de un mínimo de 14 semanas; se mantendrá al menos dos tercios del salario establecido en el contrato de la jugadora.
• En el momento de reincorporarse al trabajo, el club deberá facilitar la reintegración de la jugadora y ofrecerá apoyo médico y físico.
• Mayor protección laboral con el fin de garantizar que las futbolistas no se vean perjudicadas por el mero hecho de quedarse embarazadas.

Con estas históricas medidas que se acomodan a una de las tantas realidades del fútbol femenino, el máximo ente rector del fútbol mundial señaló que «protegerá mejor a las jugadoras embarazadas e impondrá a sus 211 países miembros una baja de maternidad de al menos catorce semanas a partir del 2021».

Por otro lado, un club podrá ejercer el derecho de fichar a una jugadora externa en reemplazo de la embarazada, así esta operación este fuera del mercado de pases. Asimismo, el club tendrá la posibilidad de integrar a la nueva jugadora en su plantel luego del cumplimiento del proceso de gestación de la jugadora reemplazada, en caso ambas partes así lo deseen, sin la necesidad

Cabe señalar que, el club tendrá prohibido «cuestionar la validez de sus contratos por el hecho de que las jugadoras queden embarazadas». De darse un caso de despido por este motivo, el club será sancionado económica y deportivamente. Al término de la «baja por maternidad», los clubes deberán reintegrar a las jugadoras y «facilitarles un apoyo médico y físico apropiado», con la finalidad que puedan cumplir ambos roles en su vida cotidiana.

Sin duda alguna, esta variación en el reglamento por parte de la FIFA, es un enorme e histórico paso para el crecimiento y desarrollo del fútbol femenino a nivel mundial, promoviendo el respeto y la protección a todas aquellas mujeres que ejercer su profesión en el balompié, sin tener que sacrificar otros aspectos de su vida.

Redacción: Luis A. López Solano