París era una bronca

Publicado el martes, 15 de septiembre de 2020.

El clásico del fútbol francés, entre PSG y Olympique de Marsella en el Parque de los Príncipes terminó en una lamentable gresca que tuvo como consecuencia la expulsión de cinco futbolistas, tres del lado de los locales y dos por parte de la visita, entre ellos el crack brasileño, Neymar.

Si bien todo estalló cuando los argentinos Darío Benedetto y Lucas Paredes (ambos expulsados) disputaron con violencia un baló, los ánimos del partido ya venían caldeados. A los 37’ del primer tiempo, el defensa español del Marsella acusó un escupitajo de Ángel Di María, exigiendo que se revise en el VAR. Sin embargo, durante estos tensos minutos, Neymar encaró a Álvaro González y le recriminó varias veces “Racismo no, Racismo no”.

Ya en los descuentos, la transmisión enfocó a “Ney” y a González en un intercambio de palabras bastante acalorado, que terminaba, aparentemente, con el brasileño dándole unas “amistosas” palmadas en la nuca al español. No obstante, tras el conato de bronca entre parisinos y marselleses, los intercambios de golpes entre Kursawa y Amavi (también fueron expulsados), Neymar aprovechó la turbamulta para golpear a González en la cabeza.

Luego de las cuatro expulsiones, el árbitro fue a consultar al VAR para revisar el detalle de lo sucedido. El resultado fue roja directa para el astro brasileño por agresión a González, quien había sido el encargado de marcarlo durante el partido. Cuando salió del campo de camino a los vestuarios, Neymar visiblemente ofuscado se acercó al cuarto árbitro e intentó explicarle diciendo lo siguiente: «Porque era un racista, por eso le pegué».

“De lo único que me arrepiento es de no haber golpeado a ese imbécil en la cara. El VAR ve mi agresión y es fácil. Ahora quiero ver la imagen del racista llamándome ‘Mono, hijo de puta’. ¿Y ahí? A mí me castigan y soy expulsado, pero ¿y ellos?”, escribió indignado “Ney” en sus redes sociales. En respuesta, el central español twitteó: «¿Qué racismo? A veces hay que aprender a perder y asumirlo en el campo. Increíble 3 puntos hoy.”

“Todo está registrado en las imágenes de televisión, todo será juzgado”, declaró a los medios locales el director deportivo del PSG, el brasileño Leonardo. “Espero que esto no ensombrezca nuestra victoria. No hay lugar para el racismo en el fútbol. No creo que sea el caso. También hubo un escupitajo de Di María. Es un Clásico”, señaló por su parte, André Villas-Boas, técnico luso del Marsella, en conferencia de prensa.

Lamentablemente, el fútbol se vio empañado por la violencia ocurrida en este partido válido por la tercera jornada de la Ligue 1. Pese al gran triunfo del Marsella por 1 a 0 con gol de Thauvin, se habló más de los golpes y cruces de palabras de los protagonistas. Esperemos que, para la siguiente ocasión, el fútbol sea el protagonista.

Redacción: Luis A. López Solano