PHILIPP LAHM, EL CABALLERO DEL FÚTBOL

Publicado el martes, 14 de julio de 2020.

«Lahm es un jugador que parece de quince años, pero juega como uno de treinta”, fueron las palabras que uso Hermann Gerland, entrenador del Bayern Múnich B, para referirse al joven futbolista que se iba cedido al Stuttgart para tener minutos en Primera División.

Y es que con un metro setenta de estatura y un físico poco desarrollado, Philipp Lahm, con 19 años cumplidos, ya había debutado en Bundesliga con el equipo bávaro, luego de romperla en las categorías juveniles, donde era capitán y figura. Sin embargo, al no tener espacio en un Bayern que venía de ser campeón del Mundo y de la Champions la temporada anterior, tuvo que mudarse al suroeste para hacer su propio camino en el fútbol germano.

A mediados de 2005, tras recuperarse de una lesión, pero con mucho más kilometraje en Primera, Lahm regresaba al club donde haría historia. La vuelta al club muniqués significó su consolidación como futbolista profesional, lo que también le permitió tener un lugar fijo en la selección alemana, debutando en los Mundiales, justamente en el torneo organizado por su país, logrando el tercer lugar, siendo figura y considerado en el once ideal del campeonato.

No obstante, no solo el gran rendimiento acompañó la carrera de Lahm, sino que también la capitanía y el liderazgo. Tras el retiro del Michael Ballack de la selección antes de Sudáfrica 2010, debido a una dura lesión, el lateral derecho fue designado como el nuevo capitán teutón. Asimismo, en 2011, con la partida del holandés y capitán bávaro, Mark van Bommel, Lahm se convirtió, en adelante, en el flamente capitán del gigante club alemán.

Como capitán del Bayern, lo ganó absolutamente todo. Fue el líder absoluto del plantel que consiguió el histórico triplete en la temporada 2012-2013 (Bundesliga, Copa Alemania y Champions League). En total, 21 títulos adornan la hermosa vitrina de Philipp, que consiguió vistiendo la camiseta del gigante de Baviera. Es más, en la era Guardiola, quien lo ubicó como mediocampista, Lahm no cometió ni una sola falta durante 24 partidos consecutivos de Bundesliga. Absolutamente increíble.

“Para mi Philipp es el mejor jugador de la década. Durante casi diez años ha proporcionado consistencia, fiabilidad y un altísimo nivel a la selección. Tiene autoridad natural, asume la responsabilidad y es un absoluto líder en la comunicación”, declaró Joachim Low, su técnico en ‘Die Mannschaft’ desde 2007 hasta su retiro. Con su selección el exitoso no fue menor. Logró levantar la Copa del Mundo en Brasil 2014 (tras llegar a semifinales en los dos mundiales anteriores), comandando a una generación alemana de ensueño.

Durante 15 años de carrera, Philipp Lahm nunca fue expulsado y vio solo 27 amarillas en 517 partidos jugados en el más alto nivel. Fue lateral derecho, mediocampista e, incluso, lateral izquierdo, demostrando una polifuncionalidad única. Técnico, versátil y fino. Líder nato y estandarte del fútbol alemán, que supo transformar su estilo para volver a la primera plana del fútbol mundial en el último cuarto de siglo. Sin duda, una leyenda absoluta y uno de los mejores defensas de la historia del fútbol.

Redacción: Luis López Solano